Transformación Digital: ¿estás preparado?

En los últimos años han aparecido en el mundo empresarial nuevos términos como consecuencia de la revolución tecnológica. Entre ellos, nos encontramos con lo que se ha dado en llamar Transformación Digital, que se ha convertido de vital importancia para las empresas.

Transformación Digital

Qué es la Transformación Digital

La transformación digital podría definirse como el conjunto de nuevas oportunidades de estrategia de negocio que surgen como consecuencia de la aparición de las nuevas tecnologías. Y este cambio no sólo es tecnológico. Implica también nuevas aptitudes tanto de las personas como de las organizaciones.

Cuando hablamos de transformación digital no hacemos referencia a las tecnologías utilizadas: Big Data, Cloud, Internet de las Cosas. Hacemos referencia fundamentalmente al hecho de utilizar esas nuevas tecnologías para lograr los objetivos marcados. Por tanto, la transformación digital irá necesariamente ligada a los objetivos y estrategias empresariales.

Transformación Digital

Ventajas de la Transformación Digital

Lo más importante para cualquier organización es contemplar la transformación digital como una oportunidad para combinar determinadas prácticas que darán lugar a nuevas técnicas y habilidades.

Por ello, sus ventajas fundamentales son las siguientes:

  • Se generan nuevas experiencias al cliente.
  • Hay una mayor eficiencia operativa.
  • Se pueden generar nuevas fuentes de ingresos.
  • Otorga una mayor flexibilidad y rapidez a la hora de hacer frente a los cambios en el mercado.
  • Se impulsa la cultura de la innovación dentro de la organización.
  • Se mejora la colaboración interna entre los diferentes departamentos.
  • Permite una profundización en el análisis de datos a través del Big Data.

Transformación Digital

Qué no se considera Transformación Digital

El hecho de que cualquier organización tenga presencia en las diversas redes sociales, como LinkedIn, Facebook o Twitter, no es sinónimo de digitalización.

La transformación digital implica una total transformación de la organización y la cultura de las empresas en cada departamento.

Por tanto, no se considera transformación digital:

  • Tener un programa CRM (Customer Relationship Management, o traducido al español, Gestión sobre la relación con los clientes).
  • Informatizar los procesos de la compañía.
  • El marketing digital.
  • Tener una tienda online.

Un hecho evidente es que tanto empresas como trabajadores y consumidores han cambiado su comportamiento.  El consumidor, al que se pretende complacer, posee cada vez más información. Y con ello, mayor poder de decisión.  El cliente busca estar cada vez más conectado, interactuar más y confiar en la marca que le proporcione fidelidad.

Para atender estas nuevas necesidades de los clientes, los trabajadores y las empresas necesitan cambiar tanto tecnológica como culturalmente para poder adaptarse a esas nuevas demandas.

Por tanto, para alcanzar esos objetivos debemos tener en cuenta las siguientes tecnologías:

  • Dispositivo móvil (Movilidad). Un elevado número de usuarios que navega por Internet lo hace utilizando dispositivos móviles (smartphones, tabletas, etc).  Todo esto implica que los hábitos de consumo de los clientes han cambiado radicalmente.
  • Big Data. Las empresas están “revolucionadas” buscando datos para no quedarse al margen del boom digital. Los datos son como el “petróleo de la información”. Por este motivo, se necesitan personas especialistas en la digitalización de la información, dado que los datos se traducen en oportunidades económicas y de negocio, según los expertos en estrategias digitales.
  • La nube (cloud).

Transformación Digital

Qué debemos hacer para la Transformación Digital

Fundamentalmente debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Competir digitalmente. Las empresas deben estar al día tanto de las tecnologías como de las herramientas que tienen a su disposición. Ello les permitirá responder con mayor rapidez a los retos de la nueva era digital.
  • Tener una estrategia digital. Esta implica que todos los departamentos de la empresa se sumen al cambio y colaboren en conjunto:
    • Diseño de un mapa de ciclo de vida del cliente.
    • Incorporación de retroalimentación de los clientes.
    • Alineación de la tecnología con los procesos.
    • La cultura interna de la compañía debe ser totalmente digital.
  • Evolucionar como organización para permitir a los trabajadores su entrada en un nuevo panorama digital, en el que puedan potenciar su ingenio, innovar, formase digitalmente y adoptar actitudes emprendedoras.
  • Implementar proyectos una vez se haya definido la estrategia. Previamente, se debe haber tenido en cuenta el entorno digital y al cliente.
  • Optimizar y analizar la transformación digital desarrollando mediciones de mejora, planificación y proyecciones futuras.

Transformación Digital

Errores a evitar en la Transformación Digital

A la hora de llevar a cabo todo este proceso de transformación digital, debemos evitar algunos errores:

  • No elegir el momento idóneo. Tan desacertado puede ser precipitarse, como quedarse atrás en el proceso digital. Las grandes compañías tienden a realizar dicha transformación de manera abrupta, porque ponen su mirada en las start-up que evolucionan rápido y se adaptan muy bien. En consecuencia, creen que su única elección es acelerar los procesos digitales, lo que hará que se precipiten y no lo hagan de forma adecuada. Por otro lado, quedarse atrás podría suponer la desaparición de la empresa. Por tanto, es muy importante estudiar el entorno y prepararlo con antelación, atando cualquier cabo suelto y teniendo perspectivas de futuro con un plan flexible.
  • No invertir suficientes recursos en la innovación. Las personas requieren un cambio de mentalidad para poder impulsar estos dos valores dentro de las empresas y que los cambios digitales se lleven a cabo de forma ágil y desde nuevos puntos de vista.
  • No llevar un control del proceso. Tan importante es preparar un plan de acción como seguir y documentar todas las acciones que se llevan a cabo, con el objeto de medirlas y conocer en todo momento cómo están funcionando. Si no analizamos los resultados, no podremos saber si es o no necesario mejorar el proceso de transformación digital y, por supuesto, no podremos llevar a cabo acciones correctoras y estudiar nuevos puntos de vista que se adecuen mejor a los objetivos marcados por la empresa.

¿Cómo es la Transformación Digital de tu empresa? ¿Crees que está afrontando adecuadamente este proceso de Transformación Digital? ¿Piensas que faltan otros temas que ayuden a esta Transformación Digital?

Esperamos tus comentarios del artículo. Si te ha parecido interesante el contenido, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales. Si estás interesado en formar parte del mundo digital y disfrutar de sus oportunidades y beneficios, puedes contactarnos y estaremos encantados de colaborar contigo. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará aceptando su uso y nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies